¿Mujer?, claro, fue su culpa que la mataran
j

Diálogos

30 May, 2022
“Nuestra responsabilidad es alzar la voz por aquellas que ya no están, sin suposiciones que distorsionen, sin enjuiciar el contexto o las acciones que terceros realizaron, sin una innecesaria revictimización. Si mañana se tuviera que abordar nuestra historia, ¿cómo nos gustaría que se contara?”

Por: Monserrat Iglesias

En el ejercicio periodístico parece que manejar un tema de feminicidio es tan sencillo como hablar sobre una muerte más, otra niña desaparecida, un cuerpo más. El caso de Debanhi, nos mantuvo al filo 13 días hasta que finalmente se encontró desafortunada y dolorosamente, sin vida. Porque, aunque en redes se podían leer comentarios como, “es más que obvio que es ella”, “claro que ya está muerta”, no queríamos aceptarlo, porque cada mujer en México se ve reflejada en su caso y en las posibilidades de ser la próxima.

Es paupérrimo que la presentadora del matutino más visto de Monterrey, Marina Julia Lafuente, aprovechó la entrevista exclusiva con el padre de Debanhi para lanzar dos preguntas tan poco significantes que fueron ¿usted es el padre biológico de Debanhi?, y oiga, ¿Debanhi sí era mucho de salir de fiesta?, claro, porque mientras la noticia es que se encontró́ el cuerpo de Debanhi y se ofreció una versión inconsistente de los hechos por parte de la Procuraduría, es muy relevante preguntar ese tipo de cuestiones, que solo refuerzan comentarios como, “claro, si era de esas que les gustaba mucho salir de fiesta, cómo no iba a terminar así”, “si ya saben cómo están las cosas, ¿para qué salen solas?”, siendo una vez más la víctima la única culpable de su calamitosa muerte.

Si no fueran lo suficientemente lamentables ese tipo de preguntas innecesarias, la periodista Azucena Uresti, tuvo la audacia de presentar videos de Debanhi y sus amigas comprando alcohol en un Oxxo, en donde la conductora se detiene a describir el tipo de alcohol y el transcurso que hizo Debanhi desde que salió de la fiesta, detallando que la actitud de Debanhi se ve “alterada”, “agresiva” y “molesta” al discutir; afirmando que la versión otorgada por el taxista y sus amigas a la Procuraduría de Nuevo León, era la correcta.

Azucena, también, declaró como información exclusiva que, por respeto a la familia, no iba a revelar qué tenía Debanhi al interior de su bolsa, pero que daba una idea de lo que pudo haber sucedido después, cuando ella se acerca a la zona de cisternas; en un tono hostil y de obviedad, cerró la nota con un alentador, “aquí́ no hacemos juicios”, cuando era exactamente lo que acababa de hacer.

Parece que estas conductoras están haciendo todo lo posible por ocupar el asiento de fiscales de Nuevo León y de exprimir este caso de la forma más morbosa y mediática posible que les deje la mayor cantidad de interacciones y likes. Pero, ¿por qué la prensa ha sido este ojo amarillista que enjuicia?

Aquí solo una petición a todas aquellas periodistas que tienen un espacio informativo: Nuestra responsabilidad es alzar la voz por aquellas que ya no están, sin suposiciones que distorsionen, sin enjuiciar el contexto o las acciones que terceros realizaron, sin una innecesaria revictimización. Si mañana se tuviera que abordar nuestra historia, ¿cómo nos gustaría que se contara?

Categorías: Diálogos
Etiquetas:

Quizá también te interese leer…

“Dancing Queens”, una noche para el orgullo

“Dancing Queens”, una noche para el orgullo

“Gloria Gaynor, Ana Bárbara, Fey y Martha Sánchez se presentarán en un show único con el nombre de Dancing Queens, en la Arena Ciudad de México, el 30 de junio, a las 19:00 horas, como parte de los festejos del mes del orgullo LGBT.”