“Mi silencio, un regalo para el acosador”
j

Diálogos

13 May, 2022
“Tenía ataques de celos muy fuertes, sus arranques se convirtieron en gritos, golpes y amenazas, me decía que si le era infiel o lo dejaba me iba a matar; luego empezó a dejarme encerrada en la casa.”

Por: María Fernanda Antúnez

“Soy tu alumna, no tu novia”, “No estoy muy madura para mi edad, tú eres un violador”, “Fuera pedófilos”,vociferaban al unísono más de 30 chicas a las afueras del Centro de Educación Artística (Cedart) Luis Spota Saavedra, en una tarde donde el ardor de los rayos del Sol quemaba incesantemente la piel de todas las que estábamos ahí presentes. Sin embargo, el motivo del pequeño colectivo revestía de fuerza a cada una de las mujeres que entablaban las consignas, y es que denunciar los abusos por parte de maestros de la institución no fue tarea sencilla para las alumnas; además sentirse vulnerables al delatar las agresiones que vivieron, el miedo que les ocasiona que haya repercusiones por parte de la dirección al identificarlas pegando pancartas en las paredes del recinto y el dolor que les provoca el recuerdo de los hechos que vivieron.

Foto: © María Fernanda Antúnez Toscana

Foto: © María Fernanda Antúnez Toscana

Exalumnas de la institución iban llegando de una en una para apoyar a sus compañeras a denunciar. Dentro de las pláticas que se desarrollaron en medio del colectivo se escuchaba cómo entre ellas comentaban que estos abusos por parte de profesores del Cedart, Luis Spota Saavedra, llevan años aconteciendo.“Yo soy de hace siete generaciones atrás y cuando denuncié a la dirección que el maestro de artes escénicas me acosaba no hicieron nada, es más, el maestro todavía me calificó con seis”, relató una chica de cabello azabache y baja estatura, quien además acotó que en dicha preparatoria está normalizado que los docentes inviten a las alumnas al café de la esquina para tener “citas”, práctica que de acuerdo con los asentimientos de cabeza de las demás jóvenes; sigue ocurriendo.

Algunas maestras del bachillerato también se sumaron a la protesta, con el propósito de exigir a las autoridades de la escuela proceder de manera ética y dejar de encubrir a profesores que cometen el delito de estupro. Entre las mayores indignaciones de las docentes se encuentra el caso de un maestro que actualmente imparte cátedra (de quien se reserva el nombre para no entorpecer el proceso de la denuncia legal que la ahora ex alumna ya ha interpuesto) que mantuvo una relación durante cuatro años con una joven de 16 años, mientras él tenía 40, esto ocurrió de 2014 a 2018.

Foto: © María Fernanda Antúnez Toscana

Foto: © María Fernanda Antúnez Toscana

“Ejerció muchos tipos de violencia contra mí. Era muy celoso, controlador, agresivo y machista. Llegó a golpearme, agredirme sexualmente, psicológicamente y emocionalmente”, contó la muchacha quien será llamada Aimé para proteger su verdadera identidad.

Aimé narró que las autoridades de su entonces preparatoria “solaparon” la relación que mantenían el profesor y ella, al ser este amigo cercano de los directivos, además de admitir abiertamente que no eran la única “pareja” de este tipo en el Cedart.

“Me hizo creer que yo tenía el control sobre elegir estar con él. Se comportaba extremadamente amoroso y se aprovechó de todas mis vulnerabilidades y problemas para venderse como mi salvador”, relató la joven con la voz entrecortada, mientras sus compañeras la abrazaban y murmuraban palabras de aliento para reconfortarla y animarla a seguir denunciando públicamente a su agresor, quien además de persuadirla de irse a vivir con él, comenzó a controlar sus amistades y redes sociales, así como obligarla a colocarse un implante anticonceptivo subdérmico a los 16 años.

“Tenía ataques de celos muy fuertes, sus arranques se convirtieron en gritos, golpes y amenazas, me decía que si le era infiel o lo dejaba me iba a matar; luego empezó a dejarme encerrada en la casa.” La joven también denunció que en una ocasión el profesor la aventó e hizo que se golpeara la nuca contra la pared; causándole un esguince de cuello.

Foto: © María Fernanda Antúnez Toscana

Foto: © María Fernanda Antúnez Toscana

“Hablé hasta ahora porque me tomó mucho tiempo identificar los abusos que viví y armarme de valor para contarlo. Me atrevo a contarlo, porque me carcome pensar que mi silencio es un regalo que le permite seguir acosando y abusando de morritas mucho menores impunemente”, sentenció Aimé.

Tras el testimonio desgarrador de Aimé, las demás estudiantes del Cedart procedieron a relatar sus hechos, donde incluso algunos de sus propios compañeros de aula fueron señalados de agredirlas de diversas maneras. En medio de la protesta pacífica, también se exigió a la actual directora, Ana Lilia Valencia, que se les aplique un examen psicométrico efectivo a la plantilla de profesores antes de ser contratados como docentes, esto con el objetivo de evitar que potenciales agresores ingresen a la institución.

Categorías: Diálogos
Etiquetas:

Quizá también te interese leer…

Violencia y narcotráfico: la necesaria atención a sus causas

Violencia y narcotráfico: la necesaria atención a sus causas

“Es cierto que la tasa de homicidios puede provenir de otros elementos y sucesos no ligados con la violencia de los cárteles, también es cierto que la violencia no sólo se mide en hechos dolosos, como los asesinatos, pero sin duda uno de los factores que alimenta la violencia es el narcotráfico y a su vez, hay múltiples factores que abonan al fenómeno del narcotráfico.”