El ardid lopezobradorista para incidir en la opinión pública
j

Diálogos

7 Mar, 2022
“La propuesta lopezobradorista es, además de inédita, revolucionaria ya que podría cambiar la forma en que gobernantes tanto de México como del mundo comunican a la sociedad.”   Por: Sebastián Díaz Mora La comunicación política y de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha roto paradigmas. Ningún otro mandatario en la historia de México […]
Foto: © Gobierno de México

“La propuesta lopezobradorista es, además de inédita, revolucionaria ya que podría cambiar la forma en que gobernantes tanto de México como del mundo comunican a la sociedad.”

 

Por: Sebastián Díaz Mora

La comunicación política y de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha roto paradigmas. Ningún otro mandatario en la historia de México había establecido una estrategia comunicativa basada en conferencias de prensa diarias en las que el mismo presidente se sometiera directamente a los cuestionamientos de la prensa. Sin embargo, hasta ahora, no hay una definición concreta que nos diga qué es la comunicación de Andrés Manuel.

En este ensayo propongo una definición de la comunicación tanto política como gubernamental del presidente López Obrador y, a partir de dicha definición, analizo el que considero es el objetivo que en el fondo persigue: incidir en la opinión pública de una manera directa –o al menos en un segmento de ésta–, tal como ninguna otra estrategia de comunicación gubernamental lo había logrado hasta ahora.

El tema de la opinión pública es importante puesto que se trata de la libertad de opinar sobre los asuntos generales de Estado, así como sobre el contenido y la forma de las decisiones gubernamentales. Asimismo, porque “se ha configurado como un proceso de constitución del Estado moderno para medir el pulso del pensamiento colectivo sobre los temas gubernamentales”.

Para que haya opinión entre la gente sobre los asuntos públicos, es menester que se les transmita la información relativa a éstos. Los canales tradicionales han sido hasta ahora los medios de comunicación, y no solo uno, sino varios y de diferentes ideologías que han permitido contar con una opinión pública plural.

Sin embargo, ese arreglo que ahora se tiene en las democracias en la que los medios juegan un rol fundamental ha sido puesto un entredicho por el ardid de comunicación de este gobierno.

 

Definición de la comunicación del presidente López Obrador

Antes de buscar las intenciones y el origen de algo, hay que tener clara la definición de ese algo. La definición que propongo para la comunicación del presidente Andrés Manuel López Obrador es la siguiente: es una propuesta inédita, revolucionaria, unipersonal y estratégica de comunicación gubernamental y política basada en la comparecencia pública diaria y la interacción directa con la sociedad.

Ahora bien, vamos a escudriñar cada uno de los conceptos de la definición.

Es “una propuesta” puesto que este nuevo gobierno lo que está haciendo es ofrecerles tanto a gobernantes como a políticos una nueva manera de comunicarse con la sociedad. Esta nueva forma es completamente distinta a lo que anteriormente estábamos acostumbrados, ya que supone el quebrantamiento de la costumbre de los gobernantes mexicanos –costumbre que en buena medida prevalecía hasta el sexenio pasado– de dejar su comunicación en manos de intermediarios; es decir, en voceros, oficinas de prensa o de comunicación social que proveían la información a la prensa y ésta a su vez la transmitía –eso sí con ciertos sesgos o matices ideológicos– a la sociedad. Más adelante veremos a detalle las diferencias entre la propuesta lopezobradorista y la forma en que comunicaban los presidentes hasta el gobierno de Enrique Peña Nieto.

La propuesta lopezobradorista es inéditaporque, como dijimos en el primer párrafo, ningún otro presidente de la República había implementado un modelo de comunicación en el que se sometiera a diario a los cuestionamientos de la prensa.

Pero no solo ningún presidente mexicano, sino que ninguna autoridad local –salvo él mismo cuando fue jefe de Gobierno de 2000 a 2005 del entonces Distrito Federal– había implementado un modelo comunicativo similar.

Tampoco hay algún otro gobernante en el mundo que comparezca ante la prensa o que dé mensajes directos a la sociedad todos los días.

Hubo, sin embargo, antecedentes de gobernantes que implementaron nuevas formas de comunicar con miras a tener una comunicación más directa con la sociedad, aunque estaban muy lejos de la propuesta lopezobradorista. Hugo Chávez, por ejemplo, tenía un programa de radio que se transmitía los domingos a las 11 de la mañana en el que reivindicaba a su gobierno (Lozano, 2018).

La propuesta lopezobradorista es, además de inédita, revolucionariaya que podría cambiar la forma en que gobernantes tanto de México como del mundo comunican a la sociedad.

¿El próximo presidente de México continuará con las conferencias diarias? ¿O definitivamente quebrantará este modelo y volverá al viejo esquema de comunicación a través de voceros, comunicados y eventualmente prensa?

Eso en su momento lo veremos, aunque, después de López Obrador, es muy poco probable que volvamos a las formas en que el Gobierno Federal comunicaba hasta antes del 1 de diciembre de 2018. Tal vez con los sucesivos presidentes de la República se relaje la cantidad de conferencias –ya no serían de lunes a viernes– y solo se lleve a cabo una o dos a la semana, pero difícilmente serán eliminadas, pues, cualquier intento por parte de un presidente de huir a una comparecencia periódica ante la prensa, será atribuido a cobardía o incluso a ineptitud para manejar a un grupo de reporteros. Aquel que quiera cerrar la puerta que López Obrador abrió con su propuesta comunicativa, lo más probable es que solo lo podrá hacer a un alto costo político.

Foto: © Gobierno de México

Foto: © Gobierno de México

Volviendo a los conceptos de la definición, la propuesta inédita y revolucionaria lopezobradorista de comunicación es también unipersonal,porque depende y se centra en un solo hombre: el mismo gobernante.

En contraste con la propuesta lopezobradorista, hasta el sexenio de Enrique Peña Nieto la comunicación de los presidentes de la República estaba a cargo principalmente de un equipo de intermediarios, mejor conocido como oficina de comunicación social, encabezada por un vocero. Era el vocero quien, a nombre de la Presidencia de la República, comparecía ante los medios de comunicación, que posteriormente daban la información a los ciudadanos.

Sin embargo, aun cuando normalmente era solo una persona quien comparecía ante los medios, no se percibía ni era una comunicación unipersonal por tres razones: la primera es que dicho vocero hablaba en nombre de la Presidencia de la República; la segunda razón es que, al ser un vocero, los receptores asumían que detrás de él estaba todo el equipo de la oficina de comunicación social, y la tercera y última razón, es que los receptores sabían muy bien que, en todo caso, aquél que comparecía ante la prensa no se mandaba solo y que seguía órdenes del presidente.

Por tanto, era y se percibía como una comunicación a cargo de un conjunto de personas cuya sinergia daba como resultado la comunicación del gobernante.

En contraste, si bien el presidente López Obrador sigue teniendo un vocero y sigue siendo sobre todo una persona quien comparece públicamente, hoy esa persona que aparece ante los medios ya no es el vocero presidencial sino el mismo presidente.

Cada que López Obrador comparece, es como si, más que hablar por la Presidencia o por el Gobierno Federal, hablara por el mismo político López Obrador de siempre.

La comunicación del presidente López Obrador es y se percibe como como una comunicación del gobernante que depende y se centra en el mismo gobernante.

Hay que aclarar, sin embargo, que hay ocasiones en que el carácter unipersonal de la propuesta lopezobradorista se ve rebasado por situaciones extraordinarias y entonces el mandatario centra la labor de comunicación en otra persona.

Por otro lado, la propuesta lopezobradorista es estratégicaporque, como todas las comunicaciones, persigue objetivos. Más adelante veremos, con el auxilio de la teoría hipodérmica, cuál es.

La propuesta lopezobradorista, además de ser inédita, revolucionaria, unipersonal y estratégica, habíamos dicho que era una propuesta de comunicación tantopolíticacomo gubernamental.

Si analizamos una conferencia matutina podemos advertir que tiene una estructura perfectamente definida compuesta por dos partes: la parte oficial o gubernamental y la parte política. Cada una tiene un objetivo y cada una es importante.

La parte oficial es el principio de la conferencia, en la que ya el mandatario trae un tema en específico –propaganda– que es expuesto por él o, como ocurre regularmente, por algún otro funcionario que lo acompañe.

Normalmente esta parte carece de descalificaciones, retórica, opiniones o juicios, pues más bien el expositor se limita a explicar cualquiera que sea el tema de que trate ese día la conferencia, casi siempre apoyándose en el uso de diapositivas o incluso de imágenes que son mostradas en la pantalla.

Al ser esta la parte en la que el gobierno del presidente López Obrador usualmente da a conocer nuevos proyectos, avances en programas gubernamentales o en la construcción de obras públicas he identificado a esta parte de las conferencias matutinas como la parte oficial o de propaganda gubernamental.

También está la parte política de la conferencia que comprende casi siempre la sesión de preguntas y respuestas; esa parte le toca sobre todo al presidente, aunque aquí los reporteros también juegan un papel fundamental, pues aquellos que logran hacerle una pregunta son los encargados de plantearle algún tema de la agenda mediática al mandatario, al cual él responde politizando; ese es el modus operandide Andrés Manuel en esta parte de la mañanera que tiene todos los días como presidente y era también el modus operandicuando tenía sus conferencias como Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Si un reportero cuestiona cualquier cosa de su gobierno, Andrés Manuel se pone a la defensiva y politiza. En esta parte de la mañanera el presidente no proporciona datos duros o información clara; en esta parte política lo que hay son declaraciones explosivas, descalificaciones, juicios u opiniones del mandatario.

Es menester aclarar que, para que el mandatario siga el modus operandide responder politizando, la pregunta que le haga el reportero no necesariamente tiene que estar relacionada directamente con su gobierno; Andrés Manuel es ágil y siempre que ve una oportunidad para refrendar su proyecto político, su forma de ver la realidad o su ética no desaprovecha y responde politizando, aun cuando el tema que le planteen no esté relacionado directamente con su administración.

De hecho, en sus mañaneras como jefe de Gobierno, así como podía responder críticas a su gobierno, también podía opinar sobre la designación de un ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Ahora bien, habíamos dicho que la propuesta de comunicación de López Obrador, además de ser inédita, revolucionaria, unipersonal y estratégica, estaba fundamentada en lacomparecencia pública diariayen el trato directodel presidente con la sociedad.

Hasta antes de la llegada de López Obrador a la Presidencia, la comunicación gubernamental y política de los presidentes estaba fundamentada en una estrategia diseñada y ejecutada por un equipo de intermediarios: la oficina de comunicación social y los medios.

Antes los presidentes solo comparecían ante la prensa n casos excepcionales y, cuando lo hacían, no daban propiamente una conferencia, sino más bien se trataba de una suerte de lectura de un mensaje previamente preparado por su equipo de comunicación social. Durante estas comparecencias, los presidentes normalmente no tenían un intercambio con los reporteros.

En el gobierno de Enrique Peña Nieto, las únicas entrevistas que parecía tener agendadas el presidente de la República eran las que daba a principios de septiembre, en las fechas en que le entregaba su informe de gobierno al Congreso.

Tuvo comparecencias en las que daba un mensaje leyendo un discurso previamente preparado por su equipo de comunicación social, pero esas comparecencias ni eran diarias ni tampoco permitían que hubiera sesiones de preguntas y respuestas.

Con Felipe Calderón era prácticamente lo mismo. Rara vez daba entrevistas y, solo en casos excepcionales, comparecía ante los medios leyéndoles un mensaje previamente preparado por su equipo de comunicación.

En los casos de Peña y Calderón, como ya dijimos anteriormente, había conferencias de prensa del vocero, es decir, del líder de ese equipo de intermediarios encargados de diseñar y ejecutar la estrategia de comunicación del gobernante.

El otro fundamento de la propuesta lopezobradorista es el trato directo diario del presidente con la sociedad.

Actualmente, la sociedad escucha o lee lo que dice Andrés Manuel prácticamente todos los días, pues, aunque no todos vean la conferencia matutina per se, los medios recuperan a diario lo que se dijo en ella. El presidente ahora le habla directamente a la sociedad y con eso busca una mayor incidencia en la opinión pública.

Antes, el presidente no le hablaba directamente a la sociedad salvo en algunas ocasiones.

Recordemos: antes, ¿cuándo daban un mensaje directo los presidentes de la República? Solo en circunstancias verdaderamente extraordinarias y lo hacían normalmente en mensajes transmitidos en cadena nacional, como es el caso, por ejemplo, del mensaje a la nación que dio el entonces presidente Enrique Peña Nieto el 19 de septiembre de 2017 con motivo de los terremotos registrados en el centro del país.

El día del ‘Culiacanazo’, el presidente López Obrador no se pronunció sobre el hecho, sino hasta el día siguiente en su conferencia matutina. Parece ser que ese será el esquema lo que resta de todo el sexenio.

Hemos pasado de una comunicación presidencial de carácter institucional -a través del mismo vocero, de comunicados o de discursos preparados con antelación- y, por lo tanto, más indirecta, a una comunicación presidencial de carácter más personal y, en consecuencia, más directa.

 

López Obrador, un gobernante que cree en la teoría de la aguja hipodérmica

Ya que hemos aclarado cada uno de los conceptos de la definición que he propuesto para la comunicación de López Obrador, pasemos al objetivo que en el fondo persigue. Para entender dicho objetivo me auxiliaré de la teoría de la aguja hipodérmica.

Mientras se desarrollaba la II Guerra Mundial, Harold Lasswell (Illinois, 1902-Nueva York, 1978) analizó la propaganda nazi y los efectos que ésta tenía en la sociedad. Fue así como concibió la teoría de la aguja hipodérmica

Esta teoría supone, entre otras cosas, que en una comunicación de masas es posible que un emisor puede transmitir su mensaje de forma directa a los receptores y, de esta manera, lograr en ellos un efecto inmediato y sin control (López, 2001). Es decir, Lasswell decía que, sin intermediarios, el mensaje puede ser más poderoso y lograr un mayor efecto en las audiencias.

Ya explicamos anteriormente que la diferencia esencial entre la anterior forma de comunicar de los presidentes y la forma en la que lo hace López Obrador es que el actual presidente elimina a los intermediarios para lograr una comunicación más directa que tenga un efecto mayor sobre la opinión pública.

Sin embargo, aun cuando el presidente ya no tiene voceros y comparece ante la prensa diariamente, todavía queda un último intermediario entre el mensaje presidencial y la sociedad: la prensa.

Muy en el fondo, la propuesta lopezobradorista busca eliminar todo intermediario, que sea una comunicación de aguja hipodérmica; es decir, que el mensaje sea transmitido directamente a los receptores para lograr en ellos un efecto mayor, inmediato y sin control.

Pero ese objetivo de eliminar la intermediación de la prensa es una amenaza para la democracia, pues hay que recordar que ésta es la forma de gobierno en la que se “articulan” Estado y sociedad para permitir la libertad y la igualdad entre la ciudadanía a través de la imposición a la última de obligaciones, así como mediante el otorgamiento de derechos. En las democracias, de acuerdo con La debilidad institucional de la Auditoría Superior de la Federación de Ricardo Uvalle, el poder es controlado a partir de organismos e instituciones que permiten regularlo, esto para que el ejercicio del mismo no se convierta en un peligro para la ciudadanía. Esos organismos reguladores del poder pueden ser tanto parte de la estructura estatal como también pueden venir desde la misma ciudadanía. Ejemplo de estos últimos reguladores del poder son la prensa o las organizaciones de la sociedad civil.

Para lograr esta comunicación de aguja hipodérmica, han sido implementadas dos acciones estratégicas desde el inicio del sexenio: por un lado, la transmisión diaria en vivo de la conferenciade López Obrador a través de plataformas digitales como Facebook, Twitter y YouTube; no es ninguna coincidencia que la conferencia comience a las 7 de la mañana, misma hora en que comienzan los noticiarios radiofónicos de mayor audiencia. Por el otro, eldebilitamientode la prensa por medio de descalificaciones proferidas por el mandatario.

El ataque constante a medios y periodistas del presidente López Obrador, más que ser muestra de la intolerancia del mandatario, es en realidad una estrategia con la que pretende minar su credibilidad y sembrar zozobra en la sociedad, es decir, debilitarlos, para que las personas transiten de una recepción de sus mensajes a través de los medios de comunicación a una recepción directa de la información gubernamental, con lo cual le es mucho más sencillo a un gobierno incidir en la opinión pública.

La declaración que hizo López Obrador de que en México no hay periodismo profesional ni independiente va encaminada en ese sentido: busca sembrar desconfianza en la sociedad mexicana hacia sus medios, para que, en lugar de que se informe a través de ellos, pase mejor a informarse directamente con la conferencia matutina.

Una estrategia similar la ha seguido el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, con su ahora inexistente cuenta de Twitter.

El riesgo está en que avecina una ola de gobernantes que, tal como López Obrador, buscarán una comunicación directa o de aguja hipodérmica con sus gobernados, puesto que así sus mensajes tendrán un mayor efecto en la opinión pública y para lograr dicho objetivo buscarán minar a uno de los pilares de las democracias liberales: la prensa libre e independiente.

Recordemos que una prensa plural da como resultado una opinión pública plural. Si no queremos regresar a la opinión pública unidireccional, más nos vale que cuidemos a la prensa.

Fuentes

–Artículo de opinión de Genaro Lozano titulado “¿Comunicar o gobernar?” publicado en Reforma. Consultado en la hemeroteca de Reforma en https://hemeroteca.reforma.com/20181204/pdfs/RPRI20181204-011.PDF?Expires=1590031411&Signature=Ny4outpsQ-rlnKGds6hz-gwcu~Wf34FTaKEQXdXVb4ltwjMSJ02bnxuFACtyThvnWU5yHveYCASA-6vrdEBn5OAYHGLrLxzzzpzprSLHCc0xT3xDxBbQ2I-isYi2zMFNuPhJvr8GgDrs465Ih1xryvU6ZdYO32H77weWxTa-KeGvnFN3PfATre67ySCC0a2LhsXJV6Xuao9n8AXAj3zvppSLpuMWn2Sl3UGaShFKIB5gBeeKta5T7Rp-JjED7trSQCHi5Lno6iHlLiXsNg-UJRBO~49bdb2A3ZoIL76mHkqMZf-vSZk-Q2tlTo03dS9iIs0ksxCTc1MyaMBLkR-kxw__&Key-Pair-Id=APKAJSJV3VIEZSLFRUHA

–Entrevista a Roy Campos de la BBC en el artículo titulado “Las “mañaneras” de AMLO: cómo son las tempraneras conferencias con las que López Obrador marca la agenda política de México”. Consultado en https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-47066862

–Entrevista al jefe de Gobierno del Distrito Federal Andrés Manuel López Obrador. Consultada en https://www.youtube.com/watch?v=TtMUfUzAdxA

–Mensaje a la nación del presidente Enrique Peña Nieto con motivo del sismo del 19 de septiembre de 2017. Consultado en https://www.youtube.com/watch?v=AdSxcNZxHVM

–Artículo titulado “La investigación en comunicación masiva y comportamiento social: una visión de su historia y concepción” de Armando Martín Ibarra López publicado en la revista Comunicación y Sociedad de la Universidad de Guadalajara. Consultado en http://www.comunicacionysociedad.cucsh.udg.mx/index.php/comsoc

Noticia titulada “En México no hay periodismo profesional. – AMLO” publicada en Reforma. Consultado en https://www.reforma.com/en-mexico-no-hay-periodismo-profesional-amlo/ar1925500?referer=–7d616165662f3a3a6262623b727a7a7279703b767a783a

 

 

Categorías: Diálogos
Etiquetas:

Quizá también te interese leer…

20 años de Turn On The Bright  Lights de Interpol

20 años de Turn On The Bright Lights de Interpol

“Turn On The Bright Lights no sólo ha sido catalogado como uno de los mejores álbumes debut, sino como uno de los mejores de hace dos décadas; Pitchfork lo posicionó en el número 20, Rolling Stone en el lugar número 59 de 100 y NME lo calificó como el 180 de los 500 mejores discos de todos los tiempos.”

El valor de la historia

El valor de la historia

“La razón por la cual llegó Estela Ruíz Velázquez al billete de 10 pesos fue gracias a un certamen de trajes regionales realizado por el gabinete presidencial de Lázaro Cárdenas del Río.”

Crea: una puerta a nuevos talentos

Crea: una puerta a nuevos talentos

“De corriente minimalista, apenas entrar, luego de tocar el timbre para tener acceso, se ingresa a un lugar en el que, en algún momento, fue una casa habitacional, pero que ahora, posee un ambiente de tranquilidad que se adosa de múltiples piezas de decoración que se encuentran a la venta, todas ellas índole minimalista y experimental.”

Derecha de fifís e izquierda de chairos

Derecha de fifís e izquierda de chairos

“En un mundo ideal, las etiquetas ideológicas como la izquierda y la derecha funcionarían como direcciones de una brújula; proporcionando un medio para que los individuos se orienten en el mundo político y encuentren una ideología que los represente o con los que se sientan identificados.”

Miles de ojos en el Franz Meyer

Miles de ojos en el Franz Meyer

“El World Press Photo es la exposición fotográfica más importante del mundo donde se tratan temas sociales, de medioambiente, de seguridad, raciales, y ahora el cómo ha sido la vida después de dos años de pandemia.”

Joad y la apertura a descubrir que en esa empresa no se genera antigüedad

Joad y la apertura a descubrir que en esa empresa no se genera antigüedad

“En los últimos meses el tema de los contratos dudosos que otorgó el IPN para conocer quién sería digno de obtener el ‘premio gordo’ y poder quedarse con los millones ofrecidos a cambio de sus servicios de limpieza, no dejó descansar a los periodistas de investigación, quienes se centraron principalmente en los nombres de los involucrados, así como en las cifras que se manejaban; no obstante, nadie se dio a la tarea de conocer el otro lado del problema, y como en todo caso a desenmascarar, siempre está el sector más afectado y a su vez, el menos escuchado.”

Entre el apoyo a la economía familiar y la deserción escolar

Entre el apoyo a la economía familiar y la deserción escolar

“México ocupa el segundo lugar de estudiantes que dejan sus estudios en Latinoamérica. El pronóstico es de 628 mil niñas, niños y adolescentes en situación de abandono de su aprendizaje de nivel básico; no obstante, las estimaciones de la Secretaría de Educación Pública (SEP) señalan que la cifra podría ascender a 800 mil casos.”